Costumbres alemanas que debes conocer al aprender el idioma

Al referirnos a costumbres alemanas seguramente se nos viene a la cabeza sólo el modo de ser y de actuar de las personas nativas de Alemania. Sin embargo, debido al intercambio cultural, estas costumbres trascienden las fronteras de ese país, por lo que es mejor referirnos a la cultura germana.

Esta cultura y costumbres van más allá del límite fronterizo de Alemania, y abarca países como Austria y otros en Europa. Disfrútalas y hazlas parte de tu aventura para aprender el idioma.

costumbres alemanas

Costumbres alemanas más emblemáticas de la cultura germana

Aspectos que debes conocer sobre la cultura alemana

Estas costumbres y modo de ser y actuar de los germánicos, deben ser objeto de estudio para todo aquel que desee incursionar en algún país de habla alemana, con el fin de interrelacionarse e incursionarse como un verdadero alemán.

Por ello, aquí te mencionamos algunos aspectos que te ayudarán en este tema tan importante:

El acercamiento no es usual

Entre los alemanes, cuando se saluda no habrá mayor contacto físico que un apretón de manos.

No serán muy bien vistos los tradicionales dos besos en la mejilla de Europa o los abrazos al saludar, incluso en alguna festividad familiar; y criticarán duramente unas palmadas recibidas en la espalda, así que cuidado, no te arriesgues: los alemanes acortarán distancias físicas y conversacionales en un compartir con cervezas.

Igualmente, es muy fácil observar que, al presentar a dos personas, éstas se darán las manos en señal de “gusto en conocerse”.

Agrado por las reuniones sociales

En la cultura germana es muy típico hacer una celebración por todo. Tienen ferias de la cerveza, del vino, de la manzana, de carnaval, de la calabaza… En cada región existe una tradición festiva típica, en donde todos sus habitantes son invitados a participar para compartir una buena comida y excelente bebida en colectivo.

Además, el alemán no se queda en casa de noche. Frecuenta cines, ópera, teatros, cenas, conciertos, licor con amigos, por lo que la mayoría de las ciudades brindan muchas actividades nocturnas.

Sin embargo, si se quiere dar una fiesta en algún edificio germánico, los vecinos dirán la última palabra. Si no es aprobada tu celebración por ellos, deberás irte a otro lugar a festejar.

El respeto a los vecinos y el orden siempre se destacará en una reunión alemana, donde la música moderada y la plática serán el plato fuerte, y donde el baile rara vez ocurra.

Visita a casa alemana

Si eres invitado a compartir a la casa de algún alemán, siéntete afortunado, ya que es sinónimo de aprecio el brindarte un poco de su privacidad. Los germánicos son muy reservados y cuidadosos sobre su vida privada y todo en torno a ella.

Se acostumbra llevar un pequeño detalle en esta ocasión y a cualquier otra en donde te inviten, tal y como pueden ser una botella de vino, flores, golosinas…

País de las propinas

Poseen la buena costumbre de expresar el agrado por el servicio a través de la propina: al peluquero, taxista, personal de limpieza, botones, mesonero… La cual se entrega personalmente en señal de agradecimiento. De hecho, resulta muy descortés no dejar propina, el reclamo por un mal servicio o insatisfacción es mejor expresarla claramente.

Suculentos Desayunos

Es común al viajar a Alemania, presenciar y degustar exquisitos y abundantes desayunos donde no faltarán las salchichas, los quesos y panecillos. Acostúmbrate a que esta comida sea la más fuete del día y ¡Buen apetito!

Odian la impuntualidad

Entonces, es mejor que llegues a tiempo (ni antes de la hora acordada ni 15 minutos después) en toda ocasión, estando en Alemania, Austria o algún otro país con cultura germánica.

Racismo

Debido a historia alemana y marcada por la Guerra Mundial, estos nativos son muy susceptibles a bromas con tono racista o nazi. Así que, ten cuidado con tus chistes y expresión de situaciones que incluyan estos temas, si no quieres ser muy mal visto por los alemanes.

Algunas otras formas de actuar del germánico

Un alemán no expresará a través de piropos un agrado hacia una mujer en la calle, a pesar de que ésta le llame mucho la atención. Simplemente, se conformará con mirarla.

Si quieres decir algo a un alemán, es preciso que seas directo y conciso. No aprecian los rodeos ni las indirectas.

 

Éstas son solo algunos tips que te ayudarán a conocer un poco más sobre la cultura germánica, a fin de evitar situaciones incómodas en tu estadía por Alemania.