Creencias francófonas increíbles

Cuando se viaja a otro país, hay que tener presente que nos encontraremos, no solo con lugares hermosos, paisajes increíbles, gente diferente, sino con una cultura particular llena de creencias, costumbres y hábitos que pueden ser distintos a las que practicamos en nuestros países, por ello es preciso conocerlos porque resultan ser conductas normales entre los nativos de Francia. Prepárate a conocer las interesantes creencias francófonas.

Creencias francófonas

Creencias francófonas interesantes que debes conocer

Para esta oportunidad conoceremos algunas de las creencias francófonas increíble de un lugar lleno de glamour, belleza y moda que debemos conocer antes de visitar para que algunas de ellas no nos tomen por sorpresa o cometamos algún error que puede llegar a avergonzarnos entre franceses.

Francia cuenta no sólo con una importante historia, sino con un sinfín de costumbres que forman parte de esa historia y las cuales a continuación enumeraremos la más relevantes o significativas:

Los saludos

Los franceses tienen como costumbre saludarse y despedirse formalmente con un apretón de manos, pero no con mucha fuerza o exceso, ya que de esta manera es considerado una falta de respeto. Cuando se cruzan entre amigos, familiares o vecinos habitualmente se saludan diciendo Bonjour, que significa buenos días, donde esta frase viene acompañada del nombre de la persona que se está saludando.

Otras de las maneras de saludarse es al estilo del triple beso, que si para mucho uno o dos besos son numerosos, aquí es muy normal esta práctica en situaciones informales; pero como dato importante se debe iniciar con la mejilla izquierda para no crear confusión. Esta práctica es habitual entre hombre y mujeres incluso entre personas del mismo sexo, donde esta última práctica es muy normal.

En el caso de personas conocidas o amigas, se pueden saludar con el nombre de pila, apodo o el titulo adquirido en la universidad, pero en el caso de personas que no tienen ninguna familiaridad, debes llamarlo por su título profesional o de la siguiente manera, Monsieur (Señor), Madame (Señora) y Mademoiselle (Señorita).

 

 

Intentar hablar francés

Por lo general los nativos de este país rara vez van a responder a un idioma diferente al suyo, aunque lo conozcan, y ellos aprecian mucho el esfuerzo de los turistas o visitantes de intentar hablar el idioma, aún cuando no lo hagan a la perfección o correctamente.

Puntualidad flexible

La puntualidad para los franceses no es tan estricta como en el caso de los ingleses, por ejemplo. Es considerado o permisivo que una persona pueda llegar 15 o 20 minutos más tarde de lo acordado, esto no quiere decir que te puedes retrasar cuando quieras, sino es un tiempo de gracia que puedes disfrutar si en verdad se te presentó un percance. Tardarse más de este tiempo es considerado como mala educación.

Como invitado

Si por casualidad tienen un amigo francés o simplemente alguien te hace una invitación a su casa, lo más conveniente y lo que espera el anfitrión es que lleves como obsequio principalmente una botella de vino.

Para los franceses una de las comidas más importantes es la cena y si eres invitado para disfrutar una velada nocturna esta suele durar muchas horas, así que tienes que ir preparado para tomarte unas cuantas copas junto a largas conversaciones, sin olvidarte de elogiar o felicitar por la comida, porque lo toman mucho en cuenta.

¿Aperitivos? ¡Olvídalo!

Principalmente en Latinoamérica es muy común comer entre comidas, como una chuchería, snack dulces o salados, pero para los franceses esto no es común, ni normal porque ellos creen que los alimentos que podamos ingerir antes, puede afectar el sabor del plato fuerte o principal de la comidas principales del día.

Otras costumbres

Otras de las costumbres que tienen los franceses son las de salir varias veces por semana para visitar un teatro, un cine, salir a comer, tomarse un café, no les gusta quedarse tanto tiempo en casa.

También tenemos la de comer queso después de la comida, en muchos casos sustituyen el postre o dulce por una buena bandeja de quesos.

Como dato importante cuando visite lugares públicos en Francia procure hablar en voz baja, porque ellos respetan mucho a los que tienen a su alrededor. Recuerde: ¡no levante la voz!

 Con estas recomendaciones y datos, sin dudas vas a tener una estadía espectacular en la cuna del francés, donde querrás volver no solamente a disfrutar de su belleza, sino también por las costumbres de su gente.