Dialectos alemanes

El alemán es un idioma complejo, pero a parte de esto en cada región del país germano también hay dialectos específico.

Dialectos alemanes, un mundo nuevo de aprendizaje

Dialectos

La lengua alemana ha evolucionado a lo largo de los años, desde su pronunciación hasta su gramática. En la actualidad existen dos categorías idiomáticas del alemán considerando el área geográfica.

Se destacan el bajo alemán hablado en la parte norte del país, y en segundo lugar se encuentra el alto alemán que hablan en la mitad sur de Alemania. Además de estos dos segmentos,  también existen otros dialectos a lo largo y ancho de esta nación que muchas veces no lo entienden el ciudadano común que se comunica con el alemán estándar.

Lo cierto es que el alemán se habla tanto en Alemania, una parte de Suiza, Luxemburgo y una parte de Bélgica, Austria, Liechtenstein, y en estos se pronuncia el idioma de formas diferentes. El típico hochdeutsch es el idioma estándar con el que se comunican la mayor parte de los habitantes y vemos comúnmente en medios etc.

 Entre los dialectos y la lengua estándar se encuentra el habla coloquial. Por otro lado el alemán que comúnmente  se aprende en  escuelas de idiomas y cursos para extranjeros es el alemán estándar, que mayormente hablan y entienden  todos los germanos y es el usado a nivel familiar, luego el alemán coloquial y en los pueblos el dialecto regional.

 Para conocer u poco más sobre los dialectos alemanes vamos a distinguirlos en dos grupos, en primer lugar los dialectos dentro del alto Alemán y los del bajo alemán.

 Alto Alemán

 En este grupos se destacan los siguientes dialectos:

 Bávaro (Bairisch) o Austrobávaro (Bairisch-Österreichisch):  Se caracteriza por el uso del prefijo “ei” (ai) y  el pronombre personal de la segunda persona del plural “enk”  el cual comprende la antigua Baviera, buena parte de Austria y la zona itálica de Tirol. Sin embrago este dialecto comprende otros subdialectos.

 Fráncico renano (Rheinisches Fränkisch):  Este dialecto se usa especialmente en la región ubicada entre el bajo y el alto alemán y contiene una gran dispersión de isoglosas (una isoglosa se refiere a una línea imaginaria que divide dos zonas geográficas determinadas por notas dialécticas especificas tanto de de  tipo léxico o fonetico)

 Fráncico del Mosela (Moselfränkisch): Este importante dialecto constituye la base de la lengua usada en Luxemburgo y también se habla en la banda sur de Renania (Tréveris).

 Francón (Fränkisch): Es el dialecto hablado en Franconia (área septentrional de Baviera). Su dominio lingüístico alcanza las ciudades  de Würzburg, Núremberg y Bayreuth. Es la lengua que empleó Hans Sachs en su obra y en el siglo XVI era muy próxima lingüísticamente a los dialectos de la Alta Sajonia.

 El Alto Sajón (Sächsisch):  Se habla principalmente en el estado de Sajonia, y también en el Sur de Brandeburgo. En la actualidad se le reconoce  como un dialecto gracioso, para el  siglo XVIII se consideraba el paradigma del alemán estándar

 El Alamánico (Allemanisch): El Alamánico (Allemanisch), se habla en la mayor parte de Baden-Würtemberg (a excepción de su franja septentrional), Alsacia, Suiza, la Suabia Bávara (con capital en Augsburgo), Liechtenstein y el Vorarlberg (el Estado federado más occidental de Austria).

Se trata de la lenguaje empleado por Wolfram von Eschenbach, Walther von der Vogelweide y otras importantes trovadores medievales alemanas, así como tambien  por autores  como Sebastian Brant (escritor de la Nave de los Locos). Durante algunos siglos se mantuvo en este dominio lingüístico una variedad estándar propia, que fue paulatinamente suplantada por el alemán moderno en los siglos XVII y XVIII.

  Bajo Alemán

 En este grupo se destacan los siguientes dialectos:

 Bajo Sajón (Niedersächsisch) o Bajo alemán (Plattdeutsch): Es el dialecto hablado en la zona nordeste de Holanda y en la zona septentrional de Alemania.

 Bajo Fráncico (Niederfränkisch): Su dominio lingüístico se expande en casi todos los Países Bajos, Flandes, y en alguna comarcas renanas (Kleve, Emmerich) que colindan con dichos países. El dialecto de Holanda y Zelanda, el holandés, paso a ser la  lengua estándar de estos territorios para el siglo XVII.

 Alemán Suizo: Finalmente tebemos el peculiar caso de los dialectos de alemán suizo. Este comprende  diversas modalidades de acuerdo al area geográfica, por ejemplo se conocen  el Züridütsch (alemán suizo de Zúrich), Bärndütsch (de Berna), Urnerdüütsch (de Uri), Luzärnerdütsch, (de Lucerna), Baseldiitsch (de Basilea), Sanggallerdüütsch (de Sankt Gallen), Wallisertiitsch (del Valais).

 Estos son dialectos hablados, pero que normalmente escriben en alemán estándar. Sin embrago hay una tendencia menor que ha intentado incorporar  el habla dialectal en formas  escritas (email, sms).

Curiosamente  los alemanes no entienden el alemán suizo fácilmente, en cambio  los suizos, entienden a los alemanes sin problemas.