Principales diferencias entre el gallego y el portugués

El gallego y el portugués tienen una separación idiomática que aun son centro de discusiones y análisis por parte de las escuelas filosóficas y expertos lingüistas. Algunas vertientes de nacionalistas y filósofos gallegos demandan la unión de la lengua portuguesa y la gallega, no obstante ya existen grandes diferencias diatópicas entre ellas y en lo cultural también se evidencia gran separación, especialmente porque la lengua portuguesa se ha adaptado e influenciado en gran medida de orígenes italianos, ingleses, franceses, e incluso españoles.
el gallego y el portugués

El gallego y el portugués, dos variedades lingüísticas diversas

Si bien el gallego pertenece al subgrupo galaico-portugués (hablado principalmente en la región española de Galicia), esta emparentado estrechamente con el portugués, con el cual durante la Edad Media formó una unidad lingüística. Con los años, recibieron influencias y especialmente en lo fonético, en la sintaxis, en el léxico y en la morfología se distanciaron.

El gallego tuvo un período gris, cuando su castellanización a lo largo siglos fue prohibida como lengua culta. Por su parte, los habitantes ubicados en el norte y sur del río Miño, se distanciaron a partir del siglo XV, convirtiéndose el portugués en la lengua oficial del sur de donde se exportó a Brasil mientras que la de la región del norte quedó confinada a una lengua regional ya que el idioma oficial era el castellano.

Ahora, apartando un poco la historia de el gallego y el portugués, veamos esencialmente las diferencias de estas dos lenguas:

El gallego cuenta con siete vocales, en cambio el portugués las amplió a doce, algunas de estas con pronunciación nasal. En cuanto a las consonantes, el sistema articulatorio gallego no tiene la “s” sonora sibilante que define al portugués en palabras como jamais, donde la pronunciación sonoriza la s final de las palabras cuando aparecen en posición intervocálica.

El portugués distingue la B de la V. y en gran parte el gallego además conserva el tonema Z mientras que el portugués utiliza la S.

En la lengua gallega las sibilantes sonoras como la z y la j no existen, aunque se pueden escuchar en ciertas zonas exteriores y en el habla de Extremadura.

 

Diferencias entre el gallego y el portugués en las conjugaciones verbales.

gallego. Eu son / portugués. Eu sou

gallegol. Vós sodes / portugués. Vós sois

gallego. Eles son / portugués. Eles são

gallego. Eles falaron / portugués. Eles falaram

 

gallego. Eu fun / portugués. Eu fui el gallego nasaliza sistemáticamente las primeras personas de los antepretéritos g. collin /p. colhi, g. estiven / p. estive, daí, g. fui > fuin > fun)

 

Castellanismos

En Gallego, hay numerosos castellanismos especialmente en el vocabulario técnico o exótico. Esto se debe a la situación de diglosia gallego/castellano en Galicia.

En portugués algunas palabras de origen castellano fueron introducidas al portugués, aunque su forma original fue preservada en gallego, así en portugués se tiene penha, repolho, castelhano, menino, y sus formas correspondientes al gallego pena, repolo, castelán, meniño.

La nasalización entre vocales orales y nasales es muy común en el gallego lo cual ha dado lugar a muchas evoluciones, por otro lado en el portugués se mantenía un diptongo nasal ão, mientras el gallego sufría cambios:

 

En gallego se puede encontrar:

ão > -án /-ao irmán (= irmão).

ãa > -á / -án irmá (= irmã).

am > -an/-a ra (= rã).

 

En el gallego se mantiene el diptongo indoeuropeo: ‘ui’ o ‘oi’ que se utiliza para sustituir el ‘u’ tónico latino en el portugués brasileño.

Por ejemplo:

Froito (fruto).

Loitar, Loita (luchar, lucha).

En el gallego se mantiene el pronombre arcaico ‘che’, que es alternado con el ‘te’, dependiendo si se habla sobre un objeto o complemento directo o indirecto. Conserva además el plural ‘llelos’ (lles+os) y no la forma en portugués (lhos).

La acentuación de formas verbales de imperfecto como amabamos, amabades es en la desinencia, a diferencia del portugués y el castellano, donde la acentuación es en la raíz (amábamos/amávamos, amabais/amáveis).

Finalmente en cuanto al léxico gallego sabemos que el castellano se introdujo en Galicia y sirvió de fuente e influencia a sus hablantes, pero el portugués, siempre más distante y bizarro se mostró más penetrable a los galicismos. En este sentido, aunque parezca una ironía el español está más cerca del gallego o de la versión portuguesa de Brasil, que de la vecina lengua portuguesa.