Italiano de Adaptación rápida para hablar con fluidez

En el mismo instante en que te propongas viajar a Italia es muy importante que tengas claro que debes proponerte también “defenderte en idioma en el italiano”. Es conveniente y muy pertinente aprender una serie de frases preestablecidas que se emplean en conversaciones cotidianas, es decir, de todos los días como método de acelerar la comprensión total del idioma.

italiano

Italiano, un idioma de fácil adaptación y fácil dominio

Es una manera natural y fácil de aprender, es prácticamente, como los niños aprenden su idioma materno y como muchos de los inmigrantes que llegan a Italia adquieren destrezas y conocimiento del idioma. Esta forma de aprendizaje se basa en las constantes interacciones que se suscitan minuto a minuto, hora a hora y día tras día, usando frases que componen los diálogos rutinarios y cotidianos de la jerga de la sociedad italiana.

Para desarrollar esta técnica debes basarte en las expresiones diarias y comunes que utilizas en tu idioma original (español). Sin embargo, el idioma italiano presenta varios sonidos (en el caso de la pronunciación original) que no existen en el idioma español, un  ejemplo de ello es la variación sonora que se produce la combinación de la letras “GL”, la cual los hispanos parlantes podemos lograr manteniendo la punta de la lengua detrás de los dientes incisivos inferiores mientras pronunciamos la letra “L”, como en el caso de la palabra biglietto (boleto), que se pronuncia bi <l>iétto.

Otro ejemplo de lo anteriormente reseñado esta representado en las palabras con dobles consonantes, tal y es el caso de la palabra “Notte” (noche), la cual tiene una pronunciación mas fuerte o incisiva. Cada vez que se presenta una doble consonante, se debe tomar la previsión de hacer un énfasis especial en esa letra, los hispanos hablantes podemos practicarlo haciendo una pequeñísima pausa en esa consonante, como cuando pronunciamos la palabra “pizza”, que hacemos una pequeña pausa en la letra “Z”.

Así mismo, la letra  “G” acompañada de “E” o de “I” se pronuncia como una “Y”, tal es el caso de la palabra Giovedi (jueves), pronunciado Yiovedí.  En el mismo orden de ideas, encontramos el sonido que representa la letra “Z” en italiano, se puede reproducir en español anteponiendo una “T” a la letra “s”, por ejemplo la palabra “colazione” (desayuno) se pronuncia kolatsióne.

 También, hay que tener cierta precaución con algunos casos de pronunciación con la “R” , se recomienda pronunciarla muy suavemente cunado esta se encuentra al comienzo de la palabra. En español la letra “R” al inicio de la  palabra suelen enfatizarse, en italiano se pronuncia mas suavemente, por ejemplo “Rosso” (roji) es pronunciado rosso.

Finalmente,  en los casos cuando sea necesario indicar una “L” doble (que no es la LL usada para la palabra lluvia, sino la L enfatizada) se resalta en las palabras en italiano, tal como se refleja en la palabra “cipolla” ( cebolla), se indica pronunciar con haciendo énfasis en la ultima silaba como “chipo-La. “

El concepto o filosofía de esta técnica de aprendizaje se basa en la posibilidad de aprender frases para hablar y poder comunicarte desde el primer día, con la construcción de un vocabulario compuesto de frases básicas empleadas en acciones para: Conocer personas, Hospedarte en un hotel, Desenvolverte adecuadamente en un aeropuerto, solicitar los servicios de un taxi, en compras, solicitar ayuda, pedir direcciones, expresiones de dolor e incluso aquellas usadas para coquetearle a esa persona que te atrae.

Esta técnica se posiciona como una herramienta positiva de gran utilidad, fundamentada en la utilización de frases comunes, de circunstancias de la vida diaria para iniciar el proceso de aprender la construcción de oraciones, palabras y expresiones usadas en conversaciones de todos los días.

El objetivo fundamental es viajar y defenderse con fluidez, confianza y determinación en el idioma italiano desde el primer día,  Esto te permitirá aprovechar mejor el tiempo en tus visitas a los sitios programados y al mismo tiempo podrás apreciar la calidez de los italianos e italianas que te encuentres en tu viaje.

Sin dudas, es  una posibilidad económicamente viable que te abriría posibilidades de adaptación inéditas a situaciones donde amerites expresarte y relacionarte con confianza y fluidez. Desde luego con la finalidad de disfrutar de las bondades, desde el mismo momento que pisas el país de la bota, entre las cuales resalta: la belleza de sus paisajes, lo majestuoso de sus monumentos, lo imponente de la hermosura de sus mujeres, lo cosmopolita de sus calles.