La comida mediterránea y sus efectos sobre la salud

Desde siempre las personas han tenido la inquietud de saber o aprender cómo tener una buena salud y calidad de vida partiendo de una balanceada alimentación. Esto ha traído consigo infinitos hábitos alimenticios que nos enseñan  cómo llegar a tener un cuerpo sano y libre de excesos, con el fin de alargar la vida y a su vez tener menos complicaciones de salud a lo largo de la misma.

comida

Beneficios de la comida mediterránea en la salud, previniendo y combatiendo enfermedades

Muchos hemos oído hablar de los grandes beneficios que traen la comida mediterránea y sus efectos sobre la salud; convirtiéndose en una alternativa que muchos han adoptado desde hace tiempo para ayudar, mantener y por supuesto mejorar la salud.

Así, la dieta mediterránea posee una fuente infinita de beneficios que principalmente se fundamenta en la ingesta de alimentos naturales como es el caso de las verduras, frutas, cereales, pescado, hortalizas, aceite de oliva e incluso hierbas naturales o medicinales, y en pocas cantidades pollos, frutos secos, vino, huevos y lácteos.

Toda esta hazaña comenzó en el viejo continente exactamente en los países del mediterráneo, que desde hace muchos años implementaron este regimen alimenticio y hasta ahora le han funcionado, conociéndose como los ciudadanos que tienen una larga vida gracias a su buena alimentación.

Implementar este cambio en nuestras vidas, va a generar mucho más bienestar, combatiendo y previniendo las enfermedades que hoy en día son muy frecuentes en el mundo como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Para especificar un poco más los alimentos recomendados en esta dieta, te hacemos referencias de algunos para su conocimiento:

Verduras, frutas, hortalizas

Incorporar estos alimentos reduce el riesgo a sufrir de cáncer, y adicional a esto, se recomienda comer diariamente cinco raciones de ellos de colores distintos, ya que así nos garantiza que nuestro cuerpo pueda recibir un mayor abanico de minerales, vitaminas y otros.

Aunque cualquier fruta es buena, entre las más recomendadas están las naranjas, limones, manzanas, melones, sandías, higos y uvas.

Entre las hortalizas recomendadas tenemos: pimentones, cebollas, espinacas, berenjenas, auyama o calabaza, papas, tomates, zanahoria; sin dejar de incluir en las comidas el ajo, que no puede faltar.

Aceite y grasas saturadas

Las investigaciones han demostrado que el aceite de oliva al igual que los frutos secos, ricos en grasas insaturadas o mono y poliinsaturadas, que se traducen en grasas saludables y beneficiosas para bajar el colesterol.

El aceite de oliva tiene un componente llamado ácido oleico que ayuda a prevenir o a reducir uno de los oncógenos que están coligados con tumores agresivos provenientes del cáncer.

Con respecto a la carnes rojas y en general las magras, a pesar de lo que se dice de ellas en su efecto en la proliferación del cáncer, no podemos eliminarlo de la dieta porque la misma aporta numerosos nutrientes importantes como el hierro, pero si se recomienda no comerlo muy seguido.

Una de las carnes que podemos ingerir con mayor libertad es el pescado como la sardina, el atún y salmón por ser un alimento rico en grasas insaturadas y omega 3, que reduce los coágulos y ayuda a controlar la tensión arterial, entre otras cualidades importantes.

Vinos

Tocando el tema de la ingesta del vino tinto, se recomienda tomar una copa al día y en las comidas principales, ya que es saludable para el motor de nuestro cuerpo: el corazón, así como la salud de nuestras arterias, reduciendo el riesgo de infarto y embolia; pero si una persona no bebe, lo más recomendable es que siga sin beber, dicho este expuesto por el doctor Valentí Fuster.

Es cierto y comprobado que incorporando todos estas alimentos a nuestra dieta y tomando todas las recomendaciones dadas nos ayudará a mantenernos sanos,  prevenir y controlar las enfermedades, pero de igual manera tenemos que incluir en nuestro estilo de vida la actividad física que es el complemento de la dieta para que haga el efecto que todos queremos ver.

Científicamente está demostrado que la actividad o ejercicio físico reduce el colesterol malo y a su vez aumenta el bueno, así como también regula o controla los noveles de triglicéridos existente en la sangre, reduce el riesgo de diabetes y favorece la tensión arterial.

 

Gracias a estos alimentos y actividades podemos hacer de estas comidas mediterráneas una buena opción para tener una vida saludable.