La historia de Alberobello y sus trullos

Alberobello, es una región del sur de Italia ubicada en Apulia muy particular por sus trullos o “trulli”, los cuales son una especie de cabañas, donde solían vivir familias que eran muy fáciles de armar y destruir, alrededor de estas peculiares estructuras se entre teje una muy curiosa historia, que hace a este pueblo encantador y un destino obligado para los turistas que viajan al sur de la bota italiana.

Alberobello, un bello rincón del sur de Italia que debes conocer

Alberobello

Las construcciones de los trullos de Alberobello, tienen una historia que se remonta a la época pre – histórica, que se origina durante el siglo XIV y se causa principalmente como una manera audaz de evasión de impuestos, sí, aunque no lo creas, el origen principal de los trullos es la evasión de impuesto y es que los colonizadores de la zona, cuando iniciaron los primeros asentamientos rurales, se les impuso un pago por el establecimiento en la zona, dicho impuesto fue originado por el reino de Nápoles con la intensión de sacar provecho de la situación y evitar que las personas comenzaran a habitar la zona.

Además del factor monetario, también fueron fabricados de manera muy bien pensada, por los factores climáticos de la zona y sobre todos por las condiciones geográficas del lugar, pues se tenía al alcance de la mano la piedra caliza, la cual es el elemento básico de estas construcciones.

Debido a que eran pensadas para desmantelarlas rápidamente, era muy básicas y tenían ciertas particularidades, que les proporcionaban a los habitantes características de los miembros de las familias y su poder adquisitivo.

Los trullos además de ser construcciones hechas con piedra caliza, en sus pináculos se colocaban piedras que les proporcionaban a los demás habitantes información de la familia que los habitaba y sobre todo era muy útil al momento de desmantelar la construcción.

Las historias cuentas que, cuando se aproximaban los posibles cobradores de impuesto, se retiraba una sola piedra de la estructura, demoliendo así la estructura por completo de manera rápida y sencilla y los lugareños podían identificar su construcción con la piedra que solían colocar en los pináculos, la cual podía tener diferentes diseños, según los gustos y posibilidades de los habitantes.

Además de la piedra, en el techo de la construcción, se solía realizar una especie de pintura, según las creencias de sus dueños, representando símbolos planetarios, para el mal de ojo, la cruz, un corazón, la luna creciente, estrellas, entre otros.

Actualmente estos trullos se encuentran edificados, sni intensiones de ser nuevamente demolidos por sus actuales dueños, los cuales, en su mayoría obtuvieron estos trullos a través de herencias familiares, pero ninguno de estas construcciones son utilizadas como viviendas, en su mayoría son utilizadas como tiendas de artículos tradicionales de la zona para turistas, quienes en muchas oportunidades sólo entran a ver lo fascinante de las construcciones y buscan los lugares más altos que le proporcionen una impresionante vista de todo el pueblo, para tomar bellas fotos de este fascinante pueblo.

Esta pequeña zona de Alberobello, se caracteriza por ser una zona turística del sur de Italia, así que no debes dejar de conocerlo si tu estadía es en el sur del país.

¿Qué conocer en Alberobello?

Si te preguntas qué puedes visitar y conocer en Alberobello, te recomendamos lo siguiente:

Monti: debes ir a Monti, este es un municipio compuesto, por aproximadamente 1030 trullos, entre los cuales podrás encontrarte algunos muy particulares como el llamado “trullo siamés”, el cual posee una doble fachada con dos pináculos, dicen los lugareños, que ese trulli pertenecía a una familia grande donde habían niños gemelos.

Aja Piccola: Es un pueblito muy pequeño que lo caracteriza muchos callejones estrechos que pueden llegar a confundirte.

Trullo Sovrano: Este es un trullo que al igual que el “trullo siames” tiene una particularidad, este era un Trullo de dos pisos, que se encuentra alrededor de la Plaza sacramento.

Iglesia de San Antonio: Esta iglesia será imposible no visitarla, pues se encuentra en la entrada del pueblo y tiene la típica forma de los trullos.

La casa del Amor: Esta es la primera casa construida con piedra caliza y fue realizada en el año 1797.

El santuario de Santi Medici: Es un santuario dedicado a los Santos Cosme y Damián.