La historia de los perfumes en Francia

Es imposible hablar de Francia y no mencionar los perfumes, de hecho si viajas a este país será imposible que salgas de él si por lo menos comprarte alguno. El protagonismo en este sector comienza en el siglo XVII, quitándole el trono a Italia en este segmento.

los perfumes

los perfumes

Los perfumes en Francia. Conoce los datos más interesantes sobre su historia

Este liderazgo francés en cuanto a aromas y fragancias lo obtuvo gracias a Grasse la que es llamada “la capitale du parfum”- “La capital del perfume”, hasta ese entonces ésta era una pequeña ciudad que comenzó a reunir mérito gracias a que era una de las fuentes principales de materia prima de la época para este sector: una de las cosas que caracterizó siempre a la ciudad eran sus mezclas aromáticas basadas en ámbar, almizcle y algalia.

En aquella época existían fragancias que eran consideradas clásicas y utilizadas por la alta sociedad de aquel entonces, pero también tenían una gran particularidad: cada uno, según la gente que la usaba tenía ciertas propiedades curativas, por ejemplo el Agua de Hungría era utilizada para acabar con los estados melancólicos o las tristezas.

Además de esto te sorprenderá saber que Luis XIV odiaba los aromas corporales, debido a que le causaban fuertes migrañas, así que los evitaba completamente.

A pesar de lo anterior, este negocio en Francia ha tenido sus altibajos donde la época más resaltante que marcó su historia fue la revolución francesa, aunque incluso allí se crearon nuevos olores, cuyos nombres eran un tanto peculiares como por ejemplo: “Le parfum à la guillotine” – “perfume a la guillotina” o “Le parfum à la Nation” – “perfume a la Nación”.

Luego de la revolución y con la llegada de Napoleón, esta industria en Francia volvió a renacer y su ícono y favorito de las masas era “la Eau de Cologne de Jean”. En esos años además de disfrutar de baños aromáticos con un jabón perfumado muy popular en el ejército, en esa época las mujeres de la corte tomaban baños con sales perfumadas y cubrían sus cuerpos con leche aromatizada especialmente con lavanda.

Los delicados fueron utilizados por la alta sociedad, sobre todo desde el año 1848, haciendo muy famoso el “l’eau impériale” – “agua imperial”, el cual era la fragancia que caracterizaba a Napoleón III, el cual era elaborado por Pierre-François Guerlain y el que marcó la historia a los aromas unisex que conocemos hoy en día, aunque no lo creas este producto tiene raíces tan profundas que aún se comercializa, en cantidades limitadas, iniciando su popularización como una auténtica leyenda en la casa Guerlain.

Definitivamente todas estas anécdotas tan particulares hacen que la historia del aroma en Francia sea realmente interesante y tras esta historia la industria de las fragancias iba surgiendo, estableciéndose fuertemente y en el año 1882 se fabrica el primer perfume con esencias sintéticas, este fue el que se llamó “Fougère Royal” – “Helecho Real” y con él se iniciaron los pasos para la producción de estos artículos con sustancias que potencian los aromas naturales; en donde nació el famoso y mítico Chanel N°5, el cual fue el primer perfume que utilizó estas sustancias.

 

Para esta época se tenían a los perfumes como un tesoro, tanto así que se comenzó a fucionar el arte con los aromas y se contrataban los servicios de artistas para realizar los frascos que iban a contener  estos perfumes, en esta época es que nace la sociedad entre el perfumista François Coty y del vidriero René Lalique.

La historia del perfume francés no muere allí y aun hoy en día se siguen escribiendo, sin embargo, aquí nos gustaría hacer un paréntesis para mencionarte algunos de los mejores perfumes franceses de la actualidad:

  • Los perfumes de Chanel, esta mujer le da un toque especial a sus perfumes que identifican a Francia, entre los que podemos mencionar tenemos, Chanel número 5 y Chanel número 19, son un clásico de Francia con un gran aire parisino.
  • YSL Cinema, es un perfume delicioso, elegante y con clase, aunque no es uno de los más vendidos en la actualidad es un clásico francés.
  • Guerlain Shalimar, tiene un gran aire vintage y se caracteriza por ser un aroma sexy, cálido y cítrico, mezcla que es inusual en los perfumes franceses.
  • Lanvin Arpége, el aroma original es el típico perfume francés que ha tenido algunos cambios que lo hacen muy peculiar y que no tiende a agradar a todos.

Por supuesto que existen muchos otros perfumes franceses y si vas a este país ten por seguro que conocerás una gran gama de ellos.