Los 8 datos curiosos que no sabias de París

Cuando hablamos de París, nos referimos a la más importante metrópoli europea y una de las ciudades más conocidas en el mundo. No solo por su ambiente, por ser la cuna del arte, la ciudad del amor, la moda, ni hablar de su exquisita gastronomía sino que además esta repleta de monumentos  con muchos datos curiosos y  llenos de historia que quizás no conocías.

datos curiosos

Datos curiosos de la inolvidable y sofisticada ciudad de París

 Veamos el siguiente recorrido por los 8 datos curiosos que debes saber sobre París:

  1. Paris, no es realmente su nombre original, hace muchos siglos fue fundada  como Lutetia Parisorum,  aunque era llamada por los colonos “París”. Se dice que Lutetia proviene de la palabra lutum que significa arcilla. De manera que la glamorosa ciudad que hoy conocemos en sus inicios se conocía como la ciudad del barro de los Parisii.
  2. La ciudad de la luz, es como se le conoce hoy en día e inmediatamente se relaciona como una connotación romántica, pero en realidad  este sobrenombre tiene una hostia bastante anecdótica muy alejada del concepto glamoroso y elegante que tenemos al hablar de Paris, la ciudad de la luz. En realidad, se le llama de esta forma ya que en sus principales calles y edificaciones fueron uno de los primeros dotados del sistema eléctrico de    iluminación antes que en muchos lugares del mundo siendo uno de los primeros lugares donde  llegaron a presenciar la bombilla eléctrica por primera vez en sus postes y refinadas farolas.
  3.  La torre Eiffel es uno de los monumentos más visitados en el mundo con unos 7,1 millones de turistas que acuden cada año. Sin embargo en sus inicios fue utilizada para pruebas del ejército francés con antenas de comunicación. En la actualidad además de ser un icono turístico en la ciudad también sirve como emisora de programas de televisión y radio. Además como dato curioso de este monumento y preciado tesoro de los franceses es que debido a la dilatación térmica la Torre Eiffel es más alta en verano llegando a medir hasta 18 cm más que en invierno.
  4. El  kilómetro cero que se ubica en la plaza de Notre Dame, a tan solo pocos metros de la entrada, se puede observar en el suelo una placa de bronce incrustada, semejante a una rosa de los vientos. En este emblemático lugar de la ciudad de Paris se puede medir la distancia desde cualquier punto de Francia con respecto a París.
  5. Si viajas a Paris intenta planificar que tu viaje coincida justo con el primer domingo del mes, ya que justo ese día len Paris los museos son gratis, como es el caso de museo de arte contemporáneo Pompidou, el museo de los impresionistas Orsay, el museo Rodin y muchos más. Sin embargo otros museos sólo abren gratis el primer domingo únicamente en temporada baja como el famoso Louvre al que puedes visitar sin pagar entrada desde el 1 de octubre al 31 de marzo.
  6. En Paris hay tres estatuas de la libertad, tomando un barco para hacer un recorrido por el Sena, podrás ver una replica de la Estatua de la Libertad los Estados Unidos a Francia por el centenario de la Revolución Francesa aunque es cuatro veces más pequeña que su original y fue diseñada por el artista de origen italiano y francés  Auguste Bartholdi. Luego al pasear por los jardines de Luxemburgo podrás observar la siguiente estatua un poco más pequeña en dirección oeste del parque y finalmente la tercera replica de bronce la podrás apreciar frente al museo de Artes y Oficios.
  7. El pan y el queso en París es un alimento básico y pueden comerlo todos los días. Sobre el pan son bastante exigentes y se lo toman muy en serio, de hecho tienen exigentes normas sobre la consistencia de una baguette y su costo. El pan serán horneado en el mismo lugar donde se expenda para poder llamarle Panadería. El queso constituye también un elemento infaltable en el plato de todo Parisino.
  8. El clásico y famoso ritual de poner un candado en Pont des Arts, es una de las cosas más famosas y románticas si vas a Paris. Este puente  que permite cruzar el Sena se ha convertido en un lugar repleto de miles de candados marcados con los nombres de la pareja como un  rito de amor, lanzando al final la llave al río.