New England entre dos mundos

La Nueva Inglaterra o New England por su denominación en inglés, comprende 6 estados ubicados en la zona noreste de los Estados Unidos: Massachusetts, Maine, Vermont, New Hampshire, Connecticut y Rhode Island.

New England o Nueva Inglaterra, para especial para los turistas

New England

Esta zona es un excelente destino turístico, caracterizado por un enriquecido pasado colonial, una amplia línea costera del Atlántico, follajes otoñales visualmente coloridos en tonalidades ocres y paisajes de montañas boscosas impresionantes y hermosos.

Por lo que será toda una experiencia pasearte por la historia su increíble costa y los innumerables lugares fantásticos te cautivarán. Su clima cambiante otorga al visitante un factor sorpresa que lo mantendrán en suspenso en todo momento, por ello esta zona posee un lema característico que menciona que si no estás agradado con el clima, espera 10 minutos y lo verás cambiar.

Es interesante que conozcas que de diciembre a mediados de marzo, deberás prepararte para un clima muy frío donde necesitarás varias capas de ropa y atuendos para contrarrestar brisas heladas y temperaturas bajo cero.

Sin embargo, en abril y mayo las temperaturas son templadas y en sus prados, jardines y jardineras resalta el colorido de su gran variedad de flores, tiempo ideal para visitar esta parte del mundo para ser partícipe de días perfectos y una frescura nocturna muy agradable.

Durante el otoño, el esplendor de la mudanza de hojas en los árboles en su preparación para recibir el invierno, tal y como lo muestra el video incluido, trae consigo un matiz ocre sin igual, donde presenciarás un sinfín de festivales locales, sidra hecha con manzanas recién prensadas y tours disponibles en vagones llenos de paja, constituyen un tiempo especial para decidirte y visitar New England.

Si planeas hacer un viaje para conocer esta parte de los Estados Unidos, además de escoger la estación ideal de cuando hacerlo, recomendamos iniciar el recorrido en su capital, Boston, una metrópolis que encierra el contraste y la memoria de unos siglos atrás junto a la modernidad, diversidad y avances  de estos tiempos.

Es regla obligada allí conservar las construcciones tan originales como sea posible para que recojan y evoquen las calles empedradas, paseos a caballos propios de otras épocas y simular como que el tiempo se detuvo, fusionando el viejo con el nuevo mundo, todo disponible en un mágico lugar.

En Boston, te deleitarás con una visión panorámica de la zona visitando el observatorio Skywalk, haciendo caminatas agradables bordeando el majestuoso Charles River desde el Boston Common, fotografiándote en una calle famosa por su hermosura ubicada en Beacon Hill, entrarás en contacto con la tradición beisbolista de Nueva Inglaterra en el Fenway Park o explorando todos los temas de interés para los bostonianos a través de sus distintos mercados,  donde conseguirás no sólo alimentos, sino desde finas antigüedades hasta barajitas coleccionables de intercambio.

Continuando la ruta debes llegar hasta Salem en Massachusetts, recorriendo sus calles y lugares que recuerdan los enjuiciamientos por prácticas de brujería y hechicería del siglo XVII. Un pueblo muy interesante, en el cual se conserva la mansión más antigua de esta zona noreste de Norteamérica construida en madera.

Como esta área geográfica bordea a una maravillosa costa, alrededor de ella existen poblados pintorescos donde puedes entrar en contacto con paisaje insuperables, playas lindas y deliciosa comida marina: Newburyport, con calles llenas de restaurantes, Maine Kittery que acoge la casa más antiguas de New England, y en donde podrás practicar actividades acuáticas y realizar un paseo en velero para pescar en alta mar y ver ballenas en su ambiente natural; son sólo una muestra de los innumerables lugares que esperan por ti.

En Kennebunk observarás los orígenes y las huellas del viejo mundo en este continente americano, con un hotel pintoresco que desde 1914 presta sus servicios para un alojamiento de lujo.

El viaje puedes concluirlo en Freeport, Maine, que resulta ser el territorio más extenso de esta zona y en donde puedes ver llegar los inmensos barcos transportadores de langostas, el cual un producto muy tradicional de New England.

Casi todas las pequeñas poblaciones podrás recorrerlas al ritmo de una bicicleta, las cuales se encuentran disponibles para su alquiler, disfrutando de la brisa deliciosa en un clima veraniego en una extensión de costa y playa muy relajante y placentera. Además, visitando tiendas de souvenirs, antigüedades y restaurantes, donde elaboran exquisitos platos con productos del mar.

Escoge este lado del mundo para pasear, entrando en contacto con esta fusión cultural y acento particular del idioma inglés muy interesante y armonioso.