Personajes históricos de Brasil

Estudiar un idioma no solo requiere aprender sus estructuras gramaticales y afinar la pronunciación, más allá de esto es importante aprender un poco sobre el país. Brasil tiene una fascinante historia protagonizada por ejemplares hombres y mujeres, que hoy en día son recordados como personajes históricos del gran gigante del Sur.

personajes históricos

Personajes históricos que marcaron la historia de la nación Brasileña

A continuación te presentamos tres personajes históricos que dejaron una huella imborrable en la historia de Brasil dejando importantes legados a este país y una vida interesante digna de estudio.

 MARIA QUITÉRIA (1792 – 1853)

Maria Quitéria de Jesus Medeiros nacida en 1792 aproximadamente, en São José de Itapororocas, en Bahia, en 1822 se une a las tropas que luchaban con los portugueses, en un movimiento autodenominado Independencia de Brasil. Su nombre de guerrera era soldado Medeiros, luego a finales de 1822, se incorpora al Batallón de Voluntarios de Don Pedro 1º convirtiéndose oficialmente, en la primera mujer que formaba parte de una unidad militar en Brasil.

Se relatan numerosas anécdotas sobre ella, resaltando su alto valor, audacia en batalla y su facilidad en el manejo de las armas y disciplina.

Se cuenta que llevaba un uniforme azul con una falda elaborada por ella misma y un casco con plumaje, dejando siempre un toque femenino. Después de consagrarse como guerrera, se casó con Gabriel Pereira Brito y tuvo una hija fruto de esta unión llamada Luísa Maria. Su personalidad le despertó el interes de muchos estudiosos, entre ellos la escritora inglesa Maria Graham, que la consideró con una inteligencia clara y una percepción aguda. Maria Quitéria muere en 1853, en Salvador, donde se fue con su hija, casi ciega y en el completo anonimato.

 

BARÓN DE RIO BRANCO (1845-1912)

Nació en Río de Janeiro llamado José Maria da Silva Paranhos Junior, y fue admirador desde joven de la diplomacia y la retórica. A los 17 años, ingresa a la Universidad de Derecho de Sao Paulo y con 31 años asume el cargo de cónsul-general de Brasil, en Liverpool.

En 1884, dirigió la delegación brasileña en la Exposición de San Petersburgo, en Rusia. Elaboró la Memoria sobre Brasil, uno de los más significativos documentos de la historia de la cancillería en el país. En 1888 fue consagrado recibiendo el título de Barón de Río Branco y asume el cargo de superintendente- general de emigración para Brasil en Europa. A partir de 1893 se tornó personaje-clave de todo el proceso diplomático que culminó con el contorno definitivo del mapa de Brasil.

En 1902 se tornó ministro de Relaciones Exteriores, un año después firmó el Tratado de Petrópolis, que daría fin al largo problema entre Brasil y Bolivia por la propiedad de Acre, en su carrera. Implementó importantes tratados de paz, con Ecuador, Guyana Holandesa, Colombia, Perú y Argentina. El Barón de Rio Branco fue responsable de un nuevo concepto de cancillería en Brasil. Muere en 1912,  recordado siempre como un notable estratega que dejó como legado la acercamiento del país con las demás naciones de Latinoamérica y con Estados Unidos.

 

Luis Alves de Lima y Silva

Luís Alves de Lima e Silva, también conocido con el apodo de The Pacifier o El Mariscal de Hierro, fue un importante militar y hombre de Estado en la historia del Imperio del Brasil. Fue Presidente del consejo de ministros en varios periodos y tuteló las fuerzas de Argentina, Uruguay y Brasil en la guerra contra Paraguay desde 1865-1870.

Fue el gran pacificador de los focos rebeldes que luego de la declaración de independencia de Brasil, fueron surgiendo en diferentes espacios, especialmente en Bahía, São Paulo, Minas Gerais y Río Grande do Sul.

En junio de 1851 es elegido presidente de la provincia de Río Grande do Sul y asciende a Comandante en jefe del ejército brasileño, creó sus tropas y consiguió una importante alianza con el general argentino Justo José Urquiza.

Su habilidad como estratega fue decisiva en las victorias de diciembre de 1868 en Avai y en Lomas Valentinas. Después de la famosa Batalla de Itororo la sería su última victoria Caixas, regresa a Río de Janeiro, donde recibió el título de Duque, para convertirse en el primer y único brasileño en ganar este honor.

El Duque de Caxias muere el 7 de mayo de 1880 en la ciudad de Baron Juparana, – Río de Janeiro, uno de los personajes históricos más importantes de latinoamerica, sin duda una terrble pérdida para la nación brasileña