Aprende un poco de la historia Romana, detrás de la leyenda Rómulo y Remo

El origen de la ciudad de Roma no se basa en hechos históricos concretos, sino en una leyenda. esta es conocida como la leyenda de los gemelos Rómulo y Remo. A lo largo de los años, no se ha buscado desechar esta teoría, ya que los historiadores romanos antiguos creían que la ciudad que fue designada por los dioses para ser la reina del mundo, debía presentar un origen heroico y se ha mantenido, incluso en la actualidad, debido a que arqueólogos e investigadores modernos tienen poca evidencia que descarte dicha historia.

La leyenda Rómulo y Remo y relación con el origen de la ciudad de Roma

            La leyenda comienza con el Rey Numitor de Alba Longa, el cual fue destronado y expulsado de la ciudad por su hermano Amulio. Éste mató a todos sus sobrinos varones y solo dejó viva a su única sobrina Rea Silvia.

            Amulio obligó a su sobrina a que se convirtiera en sacerdotisa de la diosa Vesta para que se mantuviera virgen y no tuviera hijos. Sin embargo, Marte, el dios de la guerra, engendró en Rea Silvia a los gemelos Rómulo y Remo.

            Como Rea Silvia temía por la vida de sus hijos, los puso en una cesta y los dejó a la deriva del río Tiber, con la esperanza de que alguien pudiera salvarlos de la muerte. Fueron rescatados y amamantados por una loba, hasta que finalmente fueron criados por el pastor Fáustulo y su mujer Aca Larentia.

            Después, en su juventud, los gemelos descubrieron su origen verdadero y el destino trágico que tuvo su familia, por lo que tomaron la decisión de matar a Amulio y regresarle el trono a su abuelo Numitor.

            El abuelo les regaló territorios al noreste del Lacio en agradecimiento y los gemelos, el 21 de abril del año 753 a.C., fundaron una ciudad en una llanura del río Tiber, donde había encallado la cesta.

            Los gemelos tomaron dos bueyes blancos con arado e hicieron un surco sobre el cual construirían las murallas de la ciudad y juraron matar a cualquiera que la atravesara. Como no le tenían un nombre aun, decidieron que el que viera más pájaros tendría el derecho de colocarle el nombre.

            Rómulo llegó a ver 12 aves, pero Remo que aunque dijo que solamente observó 6, objetó que las vio primero. Esto ocasiono una pelea a tal magnitud, que hizo que Rómulo matara a Remo. Posteriormente construyó las murallas de la ciudad, emplazadas en el Monte Palantino y le puso el nombre de Roma. Creó el senado, dividió la población en 30 congregaciones y aceptó esclavos, libertos, prófugos y refugiados para poblar a la ciudad.

            Los primeros habitantes de Roma fueron puros hombres y Rómulo, el 21 de agosto de ese mismo año, organizó eventos deportivos, a los que invitó a la población vecina de Sabina. Rómulo se aprovecho de eso y secuestró a todas las mujeres, hecho que fue conocido como el rato de las sabinas.

            Cuando los hombres de Sabina decidieron rescatarlas, creó un dilema entre las mujeres, ya que si morían los sabinos, morían sus padres y hermanos y por otro lado, si morían los romanos, morían sus esposos e hijos.

            Por esta razón, Rómulo llegó a un acuerdo con el Rey Tito Tacio y pactaron una diarquía hasta la muerte del rey. Rómulo luego quedó como único rey y su reinado duró 33 años en los que hizo que la ciudad se expandiera y prosperara, por lo que le otorgaron el título de Padre de la Patria.

            Cuando Rómulo murió, el dios Marte le pidió a Júpiter, que le dieran un lugar entre los dioses, y como Rómulo había construido templos dedicados a Júpiter, éste no opuso resistencia. Marte descendió del cielo y buscó a Rómulo en un carro con alas y se lo llevó volando. En ese momento; Júpiter desató una gran tormenta con rayos y truenos.

            Previo a su muerte, Rómulo ordenó que erigieran un templo en su nombre, en el Monte Quirinal y por eso cuando ascendió a los cielos, le pusieron el nombre de Dios Quirino.

            Rómulo logró un lugar entre los dioses, pero echaba de menos a su esposa Hersilia y pidió que por favor le dieran el don de la inmortalidad. Le concedieron su deseo y así su esposa paso a ser la diosa Hora.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Open chat
Bienvenido a Universal de Idiomas.
Si necesita información sobre nuestros cursos en línea, no dude en contactarnos.
Estamos para servirle