Aspectos resaltantes de la sociedad italiana

Radicarse en Italia es una experiencia maravillosa,  este rincón del mundo tiene particularidades que hacen que su lengua sea original, melodiosa y notablemente respetada pero además se destaca por su sociedad. En este post  vamos a ampliar sobre las características más importantes de la sociedad italiana que debes conocer si aprendes italiano y sobre todo si piensas viajar o radicarte en Italia.

la sociedad italiana

La sociedad italiana y sus características más resaltantes

La sociedad italiana esta influenciada en gran medida por la religión católica. En este país los lazos familiares son muy fuertes, incluso más notables que en el resto de los países europeos. Los buenos modales y las normas básicas de cortesía son muy importantes y respetados y se trasmite desde la infancia.

En general, los italianos prefieren la ropa informal pero a al momento de visitar una  iglesia se inclinan por la vestimenta formal.

En bares y restaurantes el servicio de mesa es lo más común. Normalmente no hay restricciones en cuanto al alcohol y la “pasta” no puede faltar en la mesa de cada familia italiana. También hay una gran afición por los vinos, de hecho hay gran variedad de ellos que llevan su nombre según el lugar de origen o según el tipo de cepas de donde provengan.

Los saludos son algo entusiasta y al mismo tiempo formales. Es clasico el apretón de manos con contacto visual directo y una sonrisa es suficiente entre desconocidos.

Entre conocidos se añaden besos de aire en ambas mejillas, empezando por la izquierda, así como una palmadita en la espalda entre los hombres.

Los italianos toman mucho en cuenta las primeras impresiones, por ello es importante demostrar decoro y respeto especialmente al conocerla por primera vez.

Muchos italianos utilizan tarjetas de visita en situaciones sociales. Estas son un poco más grandes que las tarjetas de visita tradicionales e incluyen el nombre de la persona, su dirección, título u honores académicos y su número de teléfono.

Si una invitación dice que la vestimenta es informal, use ropa con estilo, es decir, chaqueta y corbata para los hombres y un vestido elegante para las mujeres.

La puntualidad no es obligatoria. Es aceptable llegar 15 minutos tarde si te invitan a cenar y hasta 30 minutos tarde si te invitan a una fiesta.

Si recibes una invitación para comer es cortes llevar un presente como vino o chocolates. Permanezca de pie hasta que se le invite a sentarse. Es posible que se le muestre un asiento en particular. Los modales en la mesa se consideran muy importantes el tenedor se sostiene en la mano izquierda y el cuchillo en la derecha mientras se come. El anfitrión da el primer brindis, y también  es el primero se sienta a la mesa, comienza a comer primero y es la primero en levantarse al final de la comida.

Los italianos prefieren hacer negocios con personas de su confianza.

Una introducción por parte de un tercero será de gran ayuda para proporcionar una plataforma inicial desde la que trabajar.

Los italianos son altamente expresivos. Tienden a ser elocuentes,  emocionales y demostrativos, empleando muy a menudo gestos faciales y  las manos para demostrar su punto de vista.

Las citas son obligatorias y deben hacerse por escrito (en italiano) al menos 2 ó 3 semanas de antelación. Muchas empresas cierran sus puertas  en agosto por lo que es mejor no programar reuniones en ese momento.

En el norte, la puntualidad es vista como una virtud y es muy probable que sus socios comerciales lleguen a tiempo.

Los productos italianos son afamados por su estilo y calidad a nivel mundial, sin embargo debes tener cuidado con las  estupendas falsificaciones de marcas que se pueden encontrar en Italia si es realmente deseas adquirir un producto original.

Los precios son fijos y en general no se regatea, pero puedes conseguir rebaja si compras una gran cantidad de artículos.

Es común ser interrumpido mientras se habla o que varias personas hablen a la vez.

La gente a menudo levanta la voz para ser escuchada por otros oradores, no porque estén enojados.

Aunque con frecuencia se proporcionan agendas escritas, es posible que no se sigan. Sirven como punto de partida para futuras discusiones.

Las decisiones no se toman en las reuniones. Las reuniones tienen como objetivo la libre circulación de ideas y la participación de todos. Los italianos prefieren hacer negocios con gente de alto rango. La jerarquía es prevalece en los negocios italianos. Los italianos respetan el poder y la edad.